Ficha técnica
Autor:
Colección: Caminos del Sur
Traductor: 2018 (digital)
Formato: 24
Compilador: Jorlenys Bernal
ISBN: 9789801432531
List Price: DC2018000488
Caolho, el pirata

“Yo sé, sé muy bien que mi venda no es negra. ¿Qué querías? ¿Que saliera por ahí llamando la atención de todo el mundo? Pues la primera cosa que hice cuando llegué a la casa, antes de usar orgullosamente el parche de mis antepasados, fue pasar la manguera sobre ella, una y otra vez, hasta que el parche quedara de color de la piel.”

Caolho, el pirata

Acerca del libro

Una cofradía de pequeños piratas está en los parques e incluso en las escuelas, han abandonado el mar. Son descendientes directos de grandes bucaneros que otrora navegaban por insondables aguas saladas. Uno de ellos es Caolho, un niño que mantiene oculto un gran secreto: es un pirata. A través de las páginas de este libro, Caolho llevará al lector a descubrir cómo es un niño pirata, cómo se crece en un mundo en el que se ha sustituido el temible parche negro por un parche color piel. Caolho es un niño que surca un universo fascinante y que nos confía cada estrategia para vivir en él. La historia de Caolho es un estímulo al desarrollo de la imaginación infantil, y la prueba de que los límites físicos no sesgan el ingenio ni la creatividad, al contrario, cada aparente dificultad abre una puerta a un posible océano esperando por un valeroso pirata.

Jorlenys Bernal (Caracas, 1989)

En la actualidad es estudiante en el Instituto de Diseño Darias, en Caracas. Caolho, el pirata es su primer trabajo en el ámbito de la ilustración digital, además domina con destreza otras técnicas de ilustración como: color, sanguina, tiza, acuarela y carboncillo.

 | DESCÁRGALO EN LA BIBLIOTECA MÁS LIVIANA DEL MUNDO

Sobre el autor
Rita Espeschit

(Brasil, 1961)

Nací, crecí, escribí un poco de libros, gané un montón de premios y comencé a volverme una viejita chocha (¡más de cuarenta años! ¿te imaginas?) en Brasil, que queda en el mapa de América del Sur bien cerquita de Venezuela. Después me mudé a Canadá, donde vivo hasta ahora: es un país lleno de nieve, de osos y de gente hablando inglés. Mi cachorrita encontró esta mudanza muy fastidiosa, es que ella solo sabe ladrar en portugués y los cachorros gringos no entienden nada de lo que ella dice.