Ficha técnica
Autor:
Colección: Poesía del Mundo
Categoría: Filven 2017
Traductor: 1.a edición, 2017 (digital)
Formato: 146
ISBN: 9789801439714
List Price: DC2017002430
Vladímir Ilich Lenin

En el marco de los cien años de la Gran Revolución Socialista de Octubre que llevó al poder al Gran Partido Bolchevique en Rusia, la Fundación Editorial El perro y la rana ha hecho posible la edición de este poema épico, escrito entre 1923-1924 por el gran poeta, innovador y fundador del movimiento futurista Vladímir Mayakovski. Esta edición es tomada íntegra de la versión publicada en 1973 por la Editorial Progreso de Moscú, y traducida del ruso al español por A. Herraiz. La naturaleza de este largo poema hace necesario el uso del aparato crítico que se presenta a pie de página, compuesto por notas explicativas; unas pocas han sido actualizadas para fines editoriales.

Acerca del libro

En la obra, Mayakovski pone de relieve tras la desaparición física de Lenin la inmensidad de su pensamiento y su inagotable fuerza. El poeta comenzó a trabajar en el poema poco después del funeral, percibiendo lo inseparables que son la vida de Lenin, la lucha del pueblo y del Partido Bolchevique. La estructura del poema muestra el papel que el poeta asigna a las masas populares en el proceso histórico, además de loar la genial actividad de Lenin. La muerte de Lenin llenó de pensar a millones de corazones humanos. Ese pesar fue transformado en un caudal de energía creadora que impulsó al poeta a entrar en un nuevo período de fecunda creación y edificar una obra que había de coronar todo lo creado por él en los años de hercúleas proezas poéticas.

|DESCÁRGALO EN LA BIBLIOTECA MÁS LIVIANA DEL MUNDO

Sobre el autor
Vladímir Mayakovski

(Rusia, 1893-1930)

Poeta revolucionario soviético ruso, dramaturgo, pintor y actor. Sus inicios pueden ubicarse en el movimiento futurista del cual uno de sus principales miembros junto a sus compañeros del grupo Hylaea. En diciembre de 1913 publicaron su manifiesto “Una bofetada en el rostro del gusto público”. Utilizó diversos recursos para cautivar a las multitudes, desde la aplicación del lenguaje coloquial, a veces prosaico, hasta los más refinados estilos épicos. Su trabajo siempre estuvo al servicio de la causa del proletariado junto a su gran admiración por Vladímir Lenin, sin embargo, su relación con el Estado soviético fue compleja y a menudo tempestuosa. Aunque había sido duramente criticado por algunos círculos gubernamentales, Stalin declaró póstumamente: “Fue el mejor y más talentoso poeta de nuestra época soviética”.

Imagen de archivo