Juan Calzadilla cumplió 86 años, pero tiene una trayectoria que vale por milenios. Para celebrar su nacimiento y todos sus aportes artísticos y literarios, la Fundación Editorial Escuela El perro y la rana organizó junto a él un conversatorio sobre los secretos de los 13 títulos que ha publicado con nosotros, además de otras hazañas literarias, pictóricas e históricas que ha logrado el mayor representante del surrealismo en Venezuela.

Beira Lisboa, coordinadora de Producción de Eventos de esta editorial “calzadillana”, abrió el encuentro con palabras de agradecimiento por la intención y disposición del maestro a seguir participando y trabajando en favor del desarrollo intelectual y espiritual (y por tanto social), mediante las artes y la enseñanza, ¡aun en su cumpleaños!

El encuentro, que se realizó en la Librería del Sur Aquiles Nazoa del Teatro Teresa Carreño, tuvo el fin de revelar las “Historias secretas de unos libros”, del autor que nos ha acompañado e inspirado desde los primeros días de la editorial. Y allí estaba, pues, el homenajeado, parco y dispuesto a conversar con cualquiera de las decenas de personas que asistieron a la cita.

 

 

Antes de disponerse a narrar el lado nunca antes visto ni escuchado ni leído de sus libros, aprovechó el espacio para conversar sobre su participación en la 57.ª Bienal de Venecia, uno de los espacios mundiales más antiguos e importantes del arte contemporáneo. “Los artistas que asistieron buscaban algo llamativo y comprensible para ellos y por eso aplaudieron tanto el pabellón de Venezuela, porque, con medios sencillos, logramos la espontaneidad de una expresión surrealista que no se hallaba en ninguna otra parte de la bienal”, subrayó al mismo tiempo que aplaudió el profesionalismo de los audiovisualistas de Instituto de las Artes, de la Imagen y el Espacio (Iartes) que colaboraron con la realización de la presentación.

Luego, proyectó dos de los videos que se exhibieron en la Bienal, en los que Calzadilla recita su poesía, al mismo tiempo que intervienen sus pinturas y la música de Luis Ernesto Gómez. En uno de estos videos, se observa al autor caminando por Caracas; contó, jocoso, que al ver tal material, una de las espectadoras italianas se preguntó de qué época era el audiovisual, pues, debido a lo que veía en los medios internacionales, creyó que la capital venezolana se encontraba destruida. La obra de Calzadilla, en ese momento, funcionó también como un portal a la verdadera realidad venezolana. En ese mismo orden, aseguró que la participación criolla en la bienal fue de bajo presupuesto y que, contrario a la matriz de opinión negativa que se intentó generar, el público recibió muy bien la participación venezolana. “Solo tres personas manifestaron posiciones adversas”, indicó.

 

 

Una vez aclarado el asunto, procedió a iniciar el conversatorio. Siempre tan metódico, llevaba un papel con una historia o comentario por cada libro que se dispondría a develar. Todos dispuestos sobre la mesa de presentación, fue contando uno por uno, divididos en dos categorías: una de publicaciones inéditas y otro de ediciones suyas; en esta última, destaca su polifacetismo al reunir en un solo texto varias de sus pasiones: investigar sobre arte, ilustrar y editar.

Durante todo el evento, predominó el ambiente íntimo y cordial, pues el grueso de los asistentes estaba conformado por personas allegadas y seguidores de Calzadilla, por lo que las bromas y las risas ganaron protagonismo. El chiste de la rifa se tornó serio repentinamente y una de las participantes se llevó una edición de la Revista Nacional de Cultura en homenaje a la obra del cumpleañero.

 

 

Para finalizar, a modo de sorpresa, El perro y la rana propuso cantar el Cumpleaños con la torta infaltable, que acompañó con té de Jamaica y papelón con limón, de la mano del café Bejarano y la marca Galex. Los abrazos y las felicitaciones, sumadas a las palabras de afecto, admiración y agradecimiento por parte de los participantes cerraron el encuentro.

 

 

El café Bejarano será el escenario de la siguiente parte de la celebración del 86 aniversario de nacimiento de Calzadilla, pues en sus instalaciones se dictará el taller “Poesía automática”, los días jueves 25 y martes 30 de mayo, de 2:30 p.m. a 5:00 p.m.

 

 

Dicho lugar, ubicado en el edificio del Iartes, fue concebido para la promoción y visibilización de un espacio cultural íntimo (pero no exclusivo ni excluyente), que funciona como “un oasis en medio del caos” que actualmente algunos grupos pretenden generar en Caracas. Carolina Varela, cofundadora, indicó que es un local para la conmemoración de las hermanas Bejarano y la identidad nacional a través de la alquimia gastronómica. Pretende, por supuesto, mantener una agenda cultural permanente y activa con la oferta de talleres y conciertos en sus espacios.

Para más información sobre las inscripciones del taller “Poesía automática” con Juan Calzadilla, puede escribir a coordinacioneventospyr@gmail.com.

Ya sea escuchándolo, leyéndolo, admirándolo o aprendiendo con él, esperamos seguir celebrando la vida, obra y legado del maestro Calzadilla… ¡por los siglos de los siglos!

 

(T/Prensa/FEEPR)
Compartir: Share on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario