“Lo propio de la forma poética

es reflejar los sentimientos del poeta”.

Juan Calzadilla

Por Armaray Mijares

Juan Calzadilla está involucrado con la poesía desde niño. En Altagracia de Orituco, su pueblo natal, se inició en las letras. “La naturaleza salvaje donde viví la mitad de mi infancia, entre las últimas casas del poblado y las montañas de la franja norte de Guatopo, con sus ríos veloces y su gran selva pudo haber tenido una influencia mágica” en mí.

Don Próspero, su maestro de quinto y sexto grados, fue una influencia notable en su infancia porque recitaba poemas de Rubén Darío en el salón de clases. El futuro poeta comenzó como redactor de un pequeño periódico y produjo un programa de radio donde divulgaba poesía moderna. Su obra poética es prolífica, y también ha incursionado en el ensayo y la crítica literaria.

Quizás este no sea el mejor modo de presentar a Calzadilla. Empecemos de nuevo.

Juan Calzadilla está involucrado con el dibujo desde joven. A los 24 años participó en el Salón Oficial de Arte Venezolano. Para el poeta, el dibujo es “como si fuera una escritura visual, compuesta de imágenes legibles en las que, plásticamente hablando, signo y sentido son lo mismo”. La relación entre la literatura y el dibujo es indivisible. “Yo he ligado la expresión plástica con la literatura y con la poesía a través de la escritura”. Ha sido protagonista de numerosas exposiciones individuales tanto en Venezuela como en el exterior. Fue director del Museo Emilio Boggio y de la Galería de Arte Nacional (GAN).

Pero quizás este no sea el mejor modo de de presentar a Calzadilla. Empecemos otra vez:

Juan Calzadilla está involucrado con la investigación y promoción cultural desde joven. Es uno de los críticos de arte más importantes de Venezuela. Su obra busca impulsar espacios idóneos para el encuentro de sus reflexiones sobre literatura y dibujo. En 1955, redactó sus primeros comentarios sobre artes plásticas. Escribió una columna de literatura y arte en el periódico El Universal. Ha viajado por el país realizando investigaciones sobre el arte y la cultura popular.

Juan Calzadilla condensa sus querencias y pasiones. No es difícil imaginarlo escribiendo nuevos poemas, pensando en la tinta china que utilizará en su próximo dibujo o hablando con los cultores populares para dar a conocer sus obras. Es fácil llegar a él.

***

“El poeta cachorro” vivió entre Altagracia de Orituco y Caracas. La ciudad que será protagonista de sus poemas. Fue detenido por la Seguridad Nacional cuando manifestaba contra Marcos Pérez Jiménez, sin embargo, ese suceso no lo amilanó y se hizo parte de la lucha clandestina. Calzadilla es un hombre de convicciones fuertes, el trabajo y el talento son parte de su vida como hombre de las artes.

Su poesía muestra un diálogo entre la sensibilidad del hombre y su relación con la naturaleza. El paisaje, las formas del epitafio, el surrealismo, el ser humano y los aforismos forman parte de su extensa obra que comenzó con Primeros Poemas (1954) y se extiende hasta El brillo y la palabra (2018).

***

Calzadilla fue miembro fundador de El Techo de la ballena (1961-1969),  grupo artístico-literario de la vanguardia venezolana, que tuvo como visión “un proyecto de transformación que debía operar sobre la forma de hacer cultura e ideología”. Estuvo acompañado por los balleneros Salvador Garmendia, Adriano González León, Edmundo Aray, Efraín Hurtado, Rodolfo Izaguirre, Caupolicán Ovalles, Carlos Contramaestre, José Cruxent, Daniel González, Fernando Irazábal, Dámaso Ogaz, entre otros.

Entre los muchos méritos que recaen sobre la persona de Juan Calzadilla, uno de los más recientes es el de haber sido galardonado con el Premio León de Greiff de poesía: “Este premio abre el camino para que la obra de los poetas venezolanos se pueda conocer en Latinoamérica y el mundo”. También merece resaltarse el Premio Nacional de Artes Plásticas (1996) y el Premio Nacional de Literatura (2017).

Calzadilla se define como “un artista integral, y hacia allá apunta el artista en el futuro, quien no va a hacer distinción entre los lenguajes para desplazarse en cualquier campo de la creación o todos a la vez”. El mundo de Juan Calzadilla se manifiesta a través de la conjunción de las artes plásticas y la literatura en sus distintas manifestaciones que lo hace una de las personas más prolíficas de la escena literaria venezolana. Y seguramente, uno de los más difíciles de encasillar. A sus 87 años, sigue escogiendo la vida, el evento más importante del hombre.

Deja un comentario