A lo largo de la historia de la literatura universal la figura de la prostituta ha sido empleada como un personaje fascinante, haciendo énfasis en su entorno (entre luces de neón, sobre un colchón marcado por el sudor de muchas pieles y satisfaciendo los deseos más intensos de personas sedientas de placer), en su desempeño o mostrando sus sentimientos y carencias.

Esta constante aparición del personaje fue la inspiración que llevó a María Angélica Hernández Mardones a realizar la investigación doctoral que posteriormente se convertiría en el libro Estética del deseo, la prostituta en la dialéctica de la historia. La modernización latinoamericana en la novela, el tango y la poesía.

Este libro es una investigación diacrónica y sincrónica de la figura de la prostituta como expresión alegórica de la modernidad en América Latina. Para su estudio, la autora se pasea por cinco novelas nuestroamericanas del período comprendido entre 1880 y 1930, así como también hace un recorrido histórico tras las huellas del personaje y su alegoría en el mundo occidental.

Según esta investigación se puede deducir que la prostituta ha dejado huellas de su paso en toda la literatura occidental y se ha fortalecido ante las transformaciones históricas.

La autora de esta pieza literaria es chilena de nacimiento y venezolana de corazón y crianza. Es comunicadora social y licenciada en letras egresada de la Universidad Central de Venezuela, así como especialista en temas de género, modernidad y descolonización.

A continuación, ofrecemos un acercamiento a esta obra gracias a una entrevista realizada por la FEPR a María Angélica Hernández Mardones, autora de esta novedad literaria. ¿Quién mejor que la propia mente creadora para hablar de su fruto? 

Entendemos que su obra está orientada a la investigación de la figura de la prostituta como expresión alegórica de la modernidad literaria en América latina. ¿Cómo nació la idea de hacer un libro sobre este tema?

—La idea del libro nace a partir de diversas investigaciones que realicé durante mis estudios de doctorado sobre la literatura latinoamericana, en especial sobre la literatura del siglo XIX y principios del siglo XX, momento que coincide con un acelerado proceso de modernización de las naciones del continente. Leyendo tanto la novelística del período como la poesía, así como el tango en tanto expresión de la cultura popular del área del Río de La Plata, me di cuenta de que muchos autores, poetas y letristas de canciones coincidían en establecer una estrecha relación alegórica entre el continente y la figura de la prostituta. Este aspecto que ya había sido destacado por Walter Benjamin respecto a la obra de Baudelaire, constituye una preocupación global común entre creadores, escritores y artistas de distintos horizontes. ¿Se trata sólo de una copia de un modelo europeo? Intentando responder a esta y otras preguntas nace la necesidad de explorar tanto el concepto de alegoría, así como el rol de la prostituta en la historia de la literatura occidental.

¿Cuál es el propósito de explorar el trato de este personaje en la literatura occidental?

—Entender por qué la prostituta constituye un personaje tan fascinante y tan reiterado en las páginas de la literatura. Este acercamiento a su historia a través de la lectura de obras de diversos períodos, me ha permitido llegar a la conclusión de que, en cuanto personaje-alegoría, puede ser leído, analizado y comprendido como una expresión de la dialéctica de la Historia, para decirlo en los términos teóricos que plantea Walter Benjamin. ¿Cómo? Porque el personaje tiende a reemerger con una particular fuerza simbólica en momentos de cambios históricos estructurales, representando las ansiedades, angustias y preocupaciones de los escritores en tal sentido. América Latina no está exenta de ese proceso, muy por el contrario.

¿Qué aspectos interesantes encontrarán los lectores en el texto?

—En primer lugar, la posibilidad de abordar, desde una perspectiva feminista, la configuración del sujeto “mujer” en las prácticas discursivas a lo largo de la Historia de Occidente, tanto en lo que se refiere a su sexualidad como a su rol social, sin olvidar u obviar aspectos como raza y clase. En segundo lugar y en lo que se refiere específicamente a América Latina, entender que la alegorización femenina del continente responde a modelos culturales delineados desde una perspectiva europea y eurocéntrica. En tercer lugar, entender cómo la ciudad “letrada” y la “popular” responden, a veces de manera similar, a las transformaciones del continente bajo la impronta de la modernización, siguiendo un mismo esquema patriarcal discursivo postulado sobre el cuerpo femenino de la prostituta.

¿Cuál considera usted que es la pertinencia de este libro en el contexto literario venezolano actual?

—Creo que puede contribuir a replantearnos los estudios de la crítica literaria sobre la modernización, incorporando aspectos de la crítica feminista que pueden ayudar a dilucidar aspectos que han permanecido históricamente bajo las sombras, como el rol de la mujer en ese período tan importante en la configuración de las naciones de nuestro continente.

¿Cómo fue el proceso de creación de este libro?

—Ha sido un proceso de muy larga data, con más de diez años de investigación. Comenzó realmente como una tesis doctoral sobre la cual, tras mi graduación, continué trabajando y ampliando para convertirla en un libro.

¿Cómo define su experiencia con la Fundación Editorial El perro y la rana?

—Ha sido muy satisfactoria, especialmente por la receptividad y el constante apoyo que he recibido de parte de sus miembros en el proceso de publicación. En particular le debo un profundo agradecimiento a Lenin Brea, quien durante todo el proceso de revisión, relectura y edición del libro se ha desempeñado con un gran profesionalismo y una enorme paciencia.

 Para mayor información sobre las actividades que realizará El perro y la rana durante la Filcar visiten nuestro portal Web o sígannos a través de @perroyranalibro en Twitter y  @Editorialelperroylarana en Facebook.

Deja un comentario