El perro y la rana sigue de fiesta, y lo celebra con todos los que hacen posible que esta editorial siga publicando libros de calidad y cumpla #11AñosHaciendoEscuela. La tarde del pasado viernes, 10 de febrero, se reunieron los trabajadores junto a sus hijos para celebrar, en medio de libros y cuentos, este proyecto que nació de la mano del presidente Chávez el 6 de febrero de 2006.

Juan Carlos Torres, editor miembro de la FEEPR, inició la actividad con un acercamiento a los niños al proceso de la lectura, explicó dónde nace, cómo ha evolucionado y cómo se crea un libro, hasta ser lo que hoy conocemos. Luego, Alejandro Moreno, quien forma parte del equipo editor de las colecciones infantiles de la FEEPR, recitó los Versos del Güetepereque, libro del escritor larense Eduardo Sanoja y con el que puso a reír y cantar a grandes y pequeños.

 

ani_5

 

Más tarde, Oswaldo González, teatrero de oficio y profesión, leyó junto a todos los niños Yerbabuena de Emilio Gómez, obra homenaje a nuestro origen indígena. Con esta iniciativa, despertó la imaginación de los infantes, quienes hicieron dibujos y pinturas alusivas a la historia.

Para cerrar las actividades de celebración, el poeta José Javier Sánchez acompañó con música y cuentos la elaboración de un mural para la Editorial de la mano de los trabajadores y sus hijos.

Son 11 años de ardua labor, por momentos dura pero siempre satisfactoria, todos los que están detrás de este trabajo son mujeres y hombres unidos con un solo fin: hacer del libro un bien cultural accesible para todos. Aquí las voces que están detrás de los libros:

 

ani_3

 

 

Erika Palomino, correctora: “Tengo 11 años en la editorial y cuando veo a alguien leyendo me da una satisfacción grande, es grato ver como nuestros títulos llegan a muchas personas y que les gusta lo que estamos haciendo, además, es un gran aporte para los niños. Mi hija tiene su biblioteca infantil gracias a El perro y la rana y está aprendiendo a leer con ellos”.

Jenny Moreno, editora: “En 8 años he aprendido lo complejo que es la ruta editorial, una cosa es ser espectador y otra muy diferente cuando formas parte de este proceso, es un aprendizaje único. Es una experiencia maravillosa ver cómo la gente busca y lee nuestros libros, saber que tú lo has hecho posible es muy satisfactorio”.

Alejandra Orta, analista de Recursos Humanos: “Desde que trabajo aquí, me interesé por la lectura, antes no tenía el hábito, ahora me gusta leer. En 2 años, he reforzado los conocimientos que tengo sobre mi área de trabajo y he crecido profesionalmente”.

 

ani_4

 

Esa tarde, aunque hubo buen número de asistentes, grandes y pequeños, trabajadores con sus hijos que han nacido y crecido en los pasillos de la Editorial, faltaron muchos que por la distancia no estuvieron físicamente, pero que son pieza fundamental para que los libros de El perro y la rana lleguen a todos los rincones del país, ellos son los trabajadores del Sistema de Editoriales Regionales (SER), proyecto de alcance nacional. Aquí sus testimonios:

Camilo Bello, diseñador (SER, Caracas): “Llevo 7 años aprendiendo, formándome en el oficio de hacer libros. Tengo la certeza de que son una herramienta poderosa y necesaria para la transformación social”.

 

ani_2

 

Juan Carlos Villota, diseñador (SER, Apure): “Desde 2007, cuando iniciamos este proyecto editorial, no imaginé acompañarlo durante una década, mucho menos ‘el aprender haciendo y el vivir creando’. Después del aprendizaje de los procesos editoriales artesanales, los trabajadores del Sistema de Editoriales Regionales hemos sido afortunados al poder registrar retazos de la microhistoria de nuestras comunidades, de ayudar a no dejar perder los testimonios del viejo ordeñador, de las recetas ancestrales de la abuela, del poeta y fabulador que conseguimos en las plazas”.

Franklin Fernández, operario (SER, Anzoátegui): “Si algo he aprendido en El perro y la rana es la capacidad de vincularme con el pueblo”.

Luis Quinto, operario (SER, Amazonas): “El perro y la rana es un espacio donde podemos aprender y enseñar todo el contenido de los libros desde su escritura, diseño, montaje y distribución. He aprendido a valorar y profundizar mi amor por los libros, ser partícipe de su hechura es un placer, reconociendo que en cada uno de ellos que hay una enseñanza viva”.

Visita nuestro Facebook para que disfrutes y compartas  las fotos de nuestra celebración.

 

(T/Prensa/FEEPR)
Compartir: Share on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario