Durante los ocho días de la Feria del Libro de Caracas se dio alegría y muchas letras a los caraqueños, como preámbulo a la fiesta constituyente y como prueba de que Caracas es territorio de paz.

La Fundación Editorial Escuela El perro y la rana se sumó a esta fiesta con diversas actividades, ofreciendo nuevos títulos y talleres para grandes y pequeños. Desde el pasado sábado 22 de julio, inició con la Ludoteca Itinerante de Ciencias y Astronomía: Aprendiendo con los Microscopios. Esta vez el Libro-Taller Héctor Bello, en articulación con el Colectivo Red de Calle, trasladaron al Pabellón Infantil, ubicado en el Parque Los Caobos, diversos instrumentos científicos, entre ellos: microscopios analógicos, una lupa microscópica y el divertido microscopio digital. Así, las niñas y niños que asistieron al encuentro con la lectura, pudieron observar a través del lente de cada uno de los instrumentos los microorganismos que componen la biodiversidad de nuestro ecosistema.

Esta actividad continuó el domingo 23, donde los dinosaurios fueron los protagonistas. Los niños que visitaron la sala infantil de la Feria aprendieron sobre los fósiles y los tipos de dinosaurios que se han encontrado en los Andes venezolanos, además de los dinosaurios y mamíferos extintos en nuestro país.

También, los más grandes tuvieron su espacio para debatir ¿Por qué la Constituyente SÍ?, un conversatorio en el que participaron Julio Escalona, Anaida Núñez, Tamaiba Lara, Reinaldo Iturriza e Iraida Morocoima, quienes forman parte del equipo Chavismo Bravío, y que dieron sus opiniones sobre la importancia que tenía participar en el proceso electoral de este domingo 30 de julio. Este bloque está constituido por una diversidad de intelectuales y jóvenes que representan diversos sectores del país, comprometidos y conscientes por la molestia que siente el mismo pueblo chavista y que buscan mejorar las políticas establecidas desde la práctica real del trabajo en la calle y el rescate de los valores recuperados por el presidente Chávez y que, según su parecer, se ha desviado de lo que era el norte principal: evitar la burocracia, buscar la equidad, entre otros.

 

 

El lunes 24, cuando el país conmemoraba un año más del nacimiento de nuestro Libertador Simón Bolívar, esta casa editorial presentó un adelanto del cómic Por aquí pasó Zamora y el libro Árboles, crónicas de una ausencia, del escritor venezolano Enrique Bernardo Núñez. El cómic es un importante proyecto editorial donde confluye el trabajo de los artistas gráficos Pablo Kalaka, Deisa Grimau, Henry Rojas y Daniel Duque; este último señaló que la importancia de este material está en llevar de una manera más amena al público joven, y no tan joven, las luchas que enfrentó el general Zamora por la libertad de nuestras tierras, además de posicionar la imagen de nuestro héroe patrio por encima de otros personajes fantasiosos e incentivar la lectura y el conocimiento de nuestra historia.

 

 

El libro de Bernardo Núñez fue propicio para resaltar que el libro, en la actualidad, tiene una pertinencia mayor puesto que hay lugares en el país donde los árboles han sido talados para barricadas en protestas violentas y, en ocasiones, hasta incendiados, por tanto, hace falta fomentar el valor que tiene preservar la tierra por encima de visiones políticas, por el valor biológico y vital que implica conservar la flora en nuestro planeta.

 

450 años de Caracas

En el marco de la celebración de los 450 años de la fundación de Caracas, se presentaron los libros Pensar la ciudad. Realidades, procesos y utopías y La primera Caracas y sus esquinas históricas.

Pedro Sanz y Newton Rauseo presentaron, como compiladores, el libro Pensar la ciudad. Realidades, procesos y utopías, compilación de las ponencias presentadas en el simposio homónimo llevado a cabo en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg) del 20 al 23 de julio de 2014, que constituyó el primero de una serie de encuentros cuyo objetivo fue interpelar las dinámicas estructurales y sociales de la ciudad. “Esta selección de ponencias incluye diferentes acercamientos y formas expresivas y técnicas, lo que nos permitió invitar desde personas que no saben dibujar pero tienen la voluntad, hasta personas como Juan Pedro Posani, arquitecto, crítico historiador y profesor universitario; o Miguel Márquez, poeta, en entre otros; que hicieron que de ese matrimonio objetividad-subjetividad nacieran ideas generosas para pensar la ciudad”, señaló Sanz.

 

 

Casi al mismo tiempo, pero en la sala Hugo Chávez, fue presentado el libro La primera Caracas y sus esquinas históricas, crónicas de las esquinas de caracas, escritas por Edgar Abreu, cargadas de historia, leyendas y tiempos, una lectura agradable para todos, especialmente, para niñas, niños y jóvenes.

Yanuva León, coordinadora editorial de El perro y la rana, resaltó el especial interés que tiene esta casa editorial en promocionar la lectura en niñas, niños y jóvenes publicando obras para ellos, “pues sabemos lo determinante que es crear hábitos lectores desde sus primeros años. Este libro, en particular, tiene un aspecto muy atractivo para los adolescentes, un registro sencillo que engancha desde el preámbulo y viene ilustrado por Adriana Palencia con imágenes hermosas y cálidas que nos trasladan a esa Caracas de antier”, añadió León.

Para continuar con la celebración a la capital del cielo, se presentó el miércoles 26, el libro Caracas Pueblo, de la joven escritora Malú Rengifo, donde se recogen doce breves anécdotas cuyos protagonistas son nuestra ciudad capital y sus habitantes. Durante la actividad, participó la profesora universitaria Zhandra Flores, quien también fue entrevistada por Rengifo y su testimonio forma parte de la obra. Invitó a los presentes a leer el libro, pues visibiliza a la verdadera Caracas que se esconde detrás de los rostros de quienes la habitan: “Ahí podemos conocer la historia Carlos Sánchez, Pablo Acosta Ríos, entre otros, que tal vez no nos importen pero que, conociendo su historia, conocemos una parte más de nuestra ciudad para apropiarnos de ella y cuidarla”.

De igual forma, el pasado jueves 27, en la sala infantil, se llevó a cabo la presentación de la obra de Alejandro Moreno, El águila y la estatua se van a casar, fábula que busca introducir al público infantil en el ámbito literario y generar en ellos más identificación con nuestra cultura. La obra realza los valores de nuestra historia, incorporando como personajes ilustrados a nuestros próceres de la independencia: José Antonio Páez, Francisco de Miranda y hasta el Libertador, todos ellos acompañados de aves típicas que forman parte de nuestra fauna nacional.

Más tarde, cuatro nuevos títulos hechos por las comunidades vieron luz durante esta Feria, tres de ellos derivados del trabajo colectivo entre la comunidad de San Agustín, el Colectivo SurGente y El perro y la rana, quienes compartieron experiencias y aprendizajes que quedaron plasmados en los libros Por mi bien trátame bien, Entre mujeres nos cuidamos y Alimenta al poder popular. De igual manera, se presentó La vida es más que una espesa neblina, libro que recoge testimonios de los “hermanos” de la Casa de la Vida de la Fundación José Félix Ribas de El Junquito.

Elis Labrador, coordinador de formación y catálogo de la FEEPR, afirmó que más allá del género y la situación vivencial de las personas, “queremos valorar las historias por individual, lo que nos importa es el contenido, lo que quieran escribir, este libro habla sobre la lucha de esta comunidad de personas contra el alcohol y las drogas, las historias establecen una relación empática y nos hace sentir más humanos; apostamos por el testimonio porque nos convoca a crearnos una preocupación con este grave problema”.

Escritor homenajeado

 

 

La  8va edición de la Feria del Libro de Caracas fue propicia para homenajear la vida y obra de Fruto Vivas, reconocido por sus obras arquitectónicas dentro y fuera del país, ¿su filosofía arquitectónica?, una arquitectura al alcance de todos y en armonía con la naturaleza. Por ello, durante esta fiesta caraqueña se presentó el libro Las casas más sencillas, una coedición de 5 mil ejemplares de El perro y la rana y Fundarte, que recoge y explica a manera de manual de construcción cómo realizar su propia casa con materiales económicos, consciente de que “cuando alguien hace su propio edificio, lo hace bien” y de que la arquitectura de las masas es una respuesta habitacional para los pueblos.

Para cerrar esta jornada de las letras, la tarde del sábado el equipo de talleres de la editorial presentó a los niños de la sala infantil el libro Del universo a mi barrio, título que nace de las experiencias de los chamos que viven en el nuevo urbanismo Hugo Chávez de la parroquia El Valle y que durante ocho sábados disfrutaron de las actividades facilitadas por la profesora Irama La Rosa, creadora de la Ludoteca Itinerante de Ciencias y Saberes, con la colaboración del profesor Pablo Camurrí, y Joselyn Lindarte y Adriana Saffontt, de la Misión Nevado. Asimismo, disfrutaron del cuento “El chivito del cebollar”, dramatizado por Arturo Mariño, compañero de la FEEPR, quien hizo reír con su historia a grandes y pequeños.

De esta manera, El perro y la rana baja el telón en esta fiesta del libro, comprometida siempre en hacer de los actos de leer y escribir herramientas cotidianas para la consolidación del pensamiento crítico y emancipador.

Si quieres continuar pendiente de toda nuestra programación, no dejes de seguirnos en  @perroyranalibro en Twitter y por Facebook @Editorialelperroylarana, y no dejes de visitar nuestro portal www.elperroylarana.gob.ve.

T/ Prensa/ FEEPR

Compartir: Share on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario