Razones para una revolución

“¿Qué sería una nueva izquierda venezolana? El sentimiento de la izquierda venezolana en la hora actual debe representar una nueva conciencia política, una conciencia social pública que rechace la injusticia del Poder Judicial venezolano, las mentiras de los medios de comunicaciones nacionales e internacionales, la pobreza del pueblo y la opresión de la mayoría por la oligarquía, con sus secuelas de ignorancia, miseria y enfermedades. Ser de izquierda es ser el nuevo ciudadano venezolano. La izquierda venezolana siempre se ha de3nido, en el plano político, en contra de alguna cosa o contra alguien que ha sido injusto y/u opresor”.

Razones para una revolución

Nada del otro mundo

Nada del otro mundo

Mal que bien

ahí voy;

he preferido

traicionar

lo que esperaban de mí

que traicionarme a mí mismo

¿Ven lo que digo?… “Mal que bien”.

A fin de cuentas

la santificación la veo lejos… todavía

y por más agudo que quiera mi epitafio

cualquiera

podrá escribir

sobre mi losa:

27 de febrero de 1989: interpretaciones y estrategias

“27 de febrero ‘social’ antes que 27 de febrero político. ¿De dónde este ‘carácter político’ tan peculiar del 27 de febrero? Es esta la pregunta que se formula otro autor, esta vez politólogo, Luis Salamanca. La respuesta puede resumirse en una frase: el 27 F ‘fue la política venezolana por otros medios’. Pero, ¿qué quiere decir ‘por otros medios’? Pues bien, nos dice el autor, vayamos por partes. Comencemos por lo principal: ‘el carácter político del 27 de febrero reside fundamentalmente en la ruptura temporal del consenso’ entre pobres y clase política. El 27 F ocurre el desbordamiento de los canales institucionales. Que se trate de un desbordamiento ‘sin programa político, sin doctrinas, sin líderes, sin objetivos’, es realmente secundario. Dice el autor: ‘la poca violencia producida contra las casas de los partidos políticos’ no representa evidencia suficiente como para negar lo que resulta muy claro: el 27 F fue un “desafío colectivo” a los dirigentes políticos. Que este desafío haya sido planteado ‘en un lenguaje rudo, no político’, bueno, qué decir, pero si es que ‘nada de lo que estoy afirmando estaba en la mente de los manifestantes’. Sin embargo, hay que decir que esta suerte de forma ‘no política’ de la protesta no desdice de su contenido político”.

27 de febrero de 1989: interpretaciones y estrategias

Afrovenezolanidad y la búsqueda de la reivindicación de la cultura africana

El 10 de mayo celebramos el Día de la Afrovenezolanidad, en conmemoración de la rebelión encabezada por el zambo José Leonardo Chirino (1795) cuyas ansias de libertad encontraron ecos mucho más tarde con la gesta independentista venezolana. Aunque la insurrección falló y no se propagó más allá del occidente de la nación si logró provocar una alteración del orden colonial en la Capitanía General de Venezuela. Consciente de la importancia…

Roque Dalton: Quiero ser un poeta revolucionario hasta la muerte

Roque Dalton murió a manos de quienes consideró sus compañeros de causa, el 10 de mayo de 1975, hace 44 años.   por Raúl Cazal Cuando se bifurcan las palabras poesía y revolución, aparece en el centro —como si fuera su turno— el nombre de Roque Dalton, poeta salvadoreño de profunda sensibilidad ante la injusticia y la desigualdad, por la que vivió cárcel y torturas, sentencias de muerte y exilios. Militó…

El poder, la mentira y la muerte

“Un poder sustentado en la violencia debe, necesariamente, violentar el pasado. Presentar e inculcar como historia, no lo que ocurrió, sino una interpretación de lo ocurrido que al poder le interesa que sea interiorizada como ideología. De esta manera enfrentamos una dicotomía entre esta historia, la Historia Oficial, y lo que muchos denominamos memoria popular, la que conservan los miembros de las clases subalternas, los marginados o los no tenidos en cuenta.

(…)

También en el caso de Venezuela las mentiras del poder, las fábulas y falacias que quieren hacer tragar —lo que intento recordar en este libro— son tan ostentosas y absurdas, tan grotescas en relación con lo que uno ha sabido por los medios de información independientes, que me malicio, no sólo tienen la finalidad de disfrazar lo acontecido, se busca además que la gente caiga en cuenta, más o menos subliminalmente, de que el poder del poder es tanto, que incluso está facultado para intervenir en los propios recuerdos personales de lo más inmediato; sería la suprema demostración de que el poder es total y todopoderoso.

Cuando esto se junta con una violencia asesina, las víctimas de la mentira son los sobrevivientes, particulares o generales, que deben padecer las infamias que sobre sus deudos han mandado creer quienes los eliminaron.”

Miguel Izard

El Guarenazo

“En Guarenas, desde el mismo 27 de febrero nació la pasión patria. Desde ese instante se iniciaba el cambio, comenzaba la revolución, el pueblo se estaba rebelando contra el Fondo Monetario Internacional. Fue el 27 después del mediodía cuando apareció la bandera nacional, cuando se cantó el Himno Nacional. Ya Guarenas había dado el grito de libertad y revolución. Las consignas nacieron desde muy temprano en la mañana de ese lunes. Guarenas fue el punto de partida que arrancó la revolución. Solo la historia nos dignificará con la verdad del movimiento más grande y espontáneo acaecido en Venezuela”.

Moisés Peralta

Diez estudios para analizar el proceso revolucionario

“Lo que está en juego no solo es el sistema político a establecer en Venezuela. Está en peligro la vida misma de quienes mantenemos posturas de rebeldía ante el imperio y de confrontación contra la derecha. Las amenazas del imperio y sus intentos por desestabilizar, bloquear y liquidar al Proceso, nos coloca en una posición de asumir su defensa con base en la difusión ideológica. Que se fortalezca la conciencia y se maneje con claridad y convicción todo el sustento de principios, postulados y elementos teóricos para hacer del revolucionario un ser inquebrantable.”

Diez estudios para analizar el proceso revolucionario

Documentos fundamentales

“Ante los ojos de sus contemporáneos latinoamericanos, líderes de la revolución, el Precursor no fue un par bienvenido, sino un personaje susceptible de provocar recelos por su calidad de heraldo de un universo amenazador, de ese mundo que había engullido añejos privilegios y a cada rato sorprendía con nuevas aventuras, o con mudanzas que nadie en sus cabales hubiera imaginado antes. Para un aristócrata de las postrimería coloniales –como el marqués del Valle de México, el señor de Selva Alegre, el caballero de Montúfar o el Conde de Tovar– la Ilustración no era sólo otro tema para animar las tertulias, o una moda que se reflejaba en las pelucas. Era enfrentarse a una cartilla fulminante que negaba los preceptos en los cuales se formaron; y, desde luego, una receta para subvertir la paz. Francisco de Miranda, en cuanto protagonista de numerosos episodios del siglo ilustrado, podía contar entonces, si no con el anatema, con las sospechas de sus destinatarios.”

Elías Pino Iturrieta