Publicado en 1886 –en vísperas de que Chéjov fuese reconocido ampliamente por su obra de corte humorística y sus textos de mayor indagación espiritual (1888)-, muestra precisamente el momento en que se pronuncia la distancia entre los recursos expresivos del humor y la descripción más dramática de las miserias humanas. Vañka es una historia que aún gravita hacia el humor y, en lo que respecta a las injusticias y desolación que rodean al personaje, Chéjov esquiva cualquier intervención suya como autor omnisciente –sin pasiones y sin clasificaciones morales-, como era tan del uso de la época.

| Descárgalo en la Biblioteca Más Liviana del Mundo

Compartir: Share on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario