A veces la literatura nos sorprende con raros artefactos textuales. Estos breves y perturbadores relatos que resplandecen con sordidez y ternura, nos cuentan desde la pasión donde todo es desmedido. Desmedido apetito por las cosas del mundo que también son las cosas de un pueblo de una calle de una casa. Estos cuentos son el correlato del charquero húmedo. Allí en el pegote de los días se ha tejido febrilmente este libro. Temblor de bahareque es una invocación de los días que ya no son, los días en donde todo era un poco más ruin y más dulce. De allí vienen estas conmovedoras crónicas del mundo que yacen trepidantes en los días del ayer.

| Descárgalo en la Biblioteca Más Liviana del Mundo

Compartir: Share on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario