“El 22 de octubre de 1818 (…) convoca Bolívar a los venezolanos desde la entrañable refulgencia de la Angostura liberada, a elegir a sus representantes al Congreso Constituyente (…) Cumple así el porfiado anhelo expresado desde 1816 de regularizar, mediante la expresión de la voluntad popular, el ordenamiento y las funciones de la nueva República. El Congreso de Venezuela –dice– debe fijar la suerte de la República combatida y errante tantos años. Nuestras heridas van a curarse al abrigo de una representación legítima (…) Y finaliza: El clamor de Venezuela es libertad y paz: nuestras armas conquistarán la paz, y vuestra sabiduría nos dará la libertad”.

Gustavo Pereira

| DESCÁRGALO EN LA BIBLIOTECA MÁS LIVIANA DEL MUNDO

Deja un comentario