Continuación de Dioses en exilio, que completa la trilogía comenzada con La cultura campesina en los Andes venezolanos; todas reeditadas por esta casa editorial. Se trata de un estudio etnohistórico que procura afianzar las conclusiones de los libros precedentes en torno a la reestructuración que definiría la cultura campesina de nuestra región andina. Dicha cultura sería el resultado del choque entre la civilización occidental, implantada por la colonización, y la resistencia de las etnias originarias, sin dejar de lado la influencia africana. Para probar su tesis, Clarac procede a través de la confrontación de datos históricos, antropológicos y arqueológicos; consulta cédulas reales, crónicas de la época y estudios contemporáneos.

Esta obra constituye un esfuerzo importantísimo, no solo porque demuestra que Venezuela puede ser entendida como la suma de regiones con identidades y costumbres propias, sino, además, porque nos habla del proceso de constitución de esas identidades como definitorias de nuestra nacionalidad.

Deja un comentario