Esta novela es un viaje a una Venezuela que, aunque ha quedado en el pasado, nos resulta entrañable y conmovedora. Sus personajes han sido delineados con una sensibilidad casi ingenua; y de esa sensibilidad y esa candidez nace una novela de nuestra tierra y nuestro campo venezolano. Aquí los lectores serán testigos de un paseo dulce por la orilla del río y a la sombra de los árboles que cobijan nuestras más ocultas y singulares bellezas como nación. Y allí, en esa emotiva historia de amor, se iluminan estas páginas en la lucha de un pueblo contra el oprobio extranjerizante que pretende imponer condiciones.

Deja un comentario