He aquí las hermosas crónicas testimoniales de dos hermanas que, desde los recuerdos de la vida sencilla y bucólica de los altos mirandinos, cuentan detalles de lo que fue su vida en un lugar maravilloso en donde campo, rutina y belleza se unen para convertir aquello en magia pura. Desde estos idílicos recuerdos de las hermanas Cartaya, Antonio Trujillo escribe esas memorias donde se mezclan las tradiciones navideñas, la historia local y la vida familiar. Será un deleite adentrarse en ese mundo que pese al tiempo permanece aún allí vibrando todavía en las frías montañas de los altos mirandinos.

Deja un comentario