Este ensayo antropológico busca profundizar en las representaciones y prácticas religiosas, sociales y culturales de los campesinos de la Cordillera de Mérida, evidenciando el sincretismo presente en las mismas, donde las influencias de los dioses (andinos y africanos) exiliados subsisten bajo mantos proporcionados por la imposición de la religión católica tras la colonización, e inclusive se manifiesta con más fuerza en las creencias y prácticas mágico-religiosas que tienen su centro en los “mojanes” (sacerdotes-médicos-hechiceros). Se trata de un estudio etnográfico de corte estructuralista, metodología que ya fue utilizada en La cultura campesina en los Andes venezolanos, primer libro de la trilogía de la cual este trabajo forma parte.

Deja un comentario