Al salir del límite exploramos a profundidad la verdad, leer poesía es como mirarse en un espejo para develar las sugerencias que existe en un texto, siguiendo la regla áurea para descifrar los códigos secretos, cuando se asume que existe un mensaje, mas si para uno tiene sentido. Lo importante es volver a la convicción de realizarse como creador, defender nuestra posición de poeta y lector del género, mucho más allá de lo habitual. De la noche al alba habito en el oficio de escribir, me apoyo en los instantes del azar y aguardo el encuentro con ese lector que desde la claridad de una lámpara o su dispositivo electrónico decide leer poesía.

| DESCÁRGALO EN LA BIBLIOTECA MÁS LIVIANA DEL MUNDO

Deja un comentario