Cuando el corazón quiso volver del infierno estuvo allí la palabra, cuando los muros se hicieron gelatina la poesía fue taladro. Solo así pudo Jorge volver: con el verbo en el corazón. Y de ese corazón que tantas palpitaciones hubo de entregarle al miedo, a la melancolía y a la desesperanza vienen estas crónicas. En estas páginas hay dos libros, uno que le ha sido revelado a los lectores y que es estremecedor y directo y otro (quizás mucho más sombrío y doloroso) que ha quedado solo en las conversaciones entre autor y editor. Este otro libro tal vez nunca sea leído, cómo saberlo. Así las cosas, tendrán que conformarse los lectores con conocer solo uno de los dos libros, pero créanme que no será poca cosa lo que aquí se les está dando a leer.

| DESCÁRGALO EN LA BIBLIOTECA MÁS LIVIANA DEL MUNDO

Deja un comentario