Escribir sobre Carlos Aponte es como navegar en un río revuelto. En Hispanoamérica estuvo en todos lados, y en algunos muchas veces. También estuvo en otros en los que no estuvo, porque el rumor lo depositó allí y porque con una historia como esta vaya usted a saber qué es verdad, media verdad, rumor benévolo o declarada mentira.

Era un revolucionario de profesión, la mayoría de las veces sin aparato político alguno detrás, pues no solía obedecer a una consigna. Vivió usando la desinformación para protegerse; ella lo acompañó durante toda su vida y lo persiguió después.

| DESCÁRGALO EN LA BIBLIOTECA MÁS LIVIANA DEL MUNDO

Deja un comentario